Whatsapp +34 644 429 972 [email protected]
Seleccionar página

Al igual que los adultos, los niños pueden padecer diferentes tipos de trastornos de ansiedad en sus primeros años de vida. Bien es conocido por todos que los niños tienen miedos y temores que van evolucionando y cambiando a medida que ellos crecen y maduran. Esto es completamente normal, y no debe ser motivo de preocupación ya que nos está indicando que el niño va tomando conciencia poco a poco del mundo que le rodea y de sí mismo.

Estos miedos y temores pueden comenzar a tener lugar a partir de los ocho meses de edad, cuando los todavía bebés pasan por aquello que llamamos «extrañar», es decir, se angustian cuando están ante caras no conocidas para ellos. Con el tiempo veremos que aparecen nuevos miedos y temores en los niños como puede ser el miedo a la oscuridad, el miedo a los monstruos, el miedo a que les dejemos solos, e incluso el miedo a la muerte. Al ser estos miedos una evolución normal en los niños, observaremos como poco a poco van desapareciendo. En el caso de que no desaparezcan es cuando es probable que nos estemos enfrentando a un trastorno de ansiedad en la niñez.

la ansiedad en los niños

Como también pasa en los adultos, los niños pueden sufrir diferentes tipos de trastornos de ansiedad entre los que podemos encontrar los siguientes:

  • Trastorno de Ansiedad Generalizada: veremos como los niños sufren una gran preocupación y angustia en situaciones y momentos del día a día que van a ir variando con el paso del tiempo. Los síntomas más comunes que muestran los niños que padecen este trastorno son el mal humor, cansancio, berrinches y pataletas cuando se enfrentan a algo nuevo para ellos.
  • Trastorno de Ansiedad por Separación: tiene lugar cuando los niños muestran una preocupación excesiva ya sea relacionada con el estado de salud o con la seguridad de las personas que no se encuentran con él cuando está fuera de su hogar o de aquellos sitios a los que le solemos llevar. Es probable que el niño se niegue por ejemplo a ir al colegio y que presente quejas somáticas cuando se acerca el momento de la separación. También es común en estos casos de trastorno de ansiedad por separación que los niños se empeñen en dormir en la cama de sus padres por miedo a estar solos.
  • Trastorno de Pánico: es muy parecido al que sufren los adultos. Los síntomas más comunes que presentan los niños en estos casos son una sudoración excesiva, mareos, náuseas, temblores de las extremidades, falta de aire al respirar…
  • Trastorno Obsesivo Compulsivo: en los niños, las compulsiones más frecuentes son el lavado de las manos, la necesidad de contar y la realización de algún tipo de ritual antes de irse a dormir.
  • Fobia Social: normalmente, cunado un niño presenta fobia social, lo suele hacer acompañado de depresión. El gran miedo de los niños con este tipo de fobia es la humillación pública y la crítica. Cuando esto tiene lugar observaremos como el niño tiene un berrinche con el fin de evitar la situación que no quiere experimentar.
  • Fobias Específicas: los miedos más comunes que padecen los niños son los siguientes: a la oscuridad, a dormir, a los animales y al colegio.

Ante la duda de que nuestro hijo esté padeciendo alguno de estos trastornos de ansiedad, lo más recomendable es acudir a un especialista del sector para que lo evalúe y ponerle un tratamiento cuanto antes con el fin de eliminar su ansiedad lo antes posible. De otro modo, si lo dejamos pasar, el trastorno puede ir agravándose con el tiempo e incluso estar presente en la edad adulta del niño.