Whatsapp +34 644 429 972 [email protected]
Seleccionar página

El miedo es una emoción completamente normal que todos vivimos al enfrentarnos a ciertos estímulos,ya sean reales o imaginarios. Los miedos son experiencias totalmente normales en la vida de los niños. Vamos a ver cuáles son los miedos más comunes según la edad de los niños y adolescentes para ser conscientes de si es algo normal lo que le pasa a nuestro hijo o si por el contrario está sufriendo algún tipo de fobia o trastorno de ansiedad.

diferencia entre miedo y fobia

  • De 0 a 2 años: los niños suelen tener miedo a la separación de los padres, a los desconocidos y a estímulos que no conocen o son demasiado fuertes.
  • De 2 a 4 años: comienzan los miedos a los animales (miedos que pueden perdurar hasta la edad adulta), a la oscuridad, a las situaciones desconocidas, a los coches, a las máscaras, y se mantienen los miedos de la etapa anterior. Aquí podemos destacar la aparición de la «huida» cuando el niño de encuentra ante una situación que le da miedo, normalmente su acto reflejo será correr hacia sus padres, con los que se siente protegido.
  • De 4 a 6 años: a los miedos de la etapa anterior tenemos que sumarles el miedo a las tormentas, a los truenos y a los relámpagos, el miedo a los monstruos, a los fantasmas, a otros seres imaginarios, a las alturas, a estar solos y a hacerse daño. La imaginación de los niños durante estos años suele ser muy grande, por lo que sus miedo se ven incrementados por su imaginación.
  • De 6 a 9 años: los niños son cada vez más conscientes de lo que es real y lo que es imaginario, por ello, los miedos que padecen pertenecen con el paso del tiempo más al mundo real y van abandonando el mundo de fantasía. Van desapareciendo algunos miedos de las etapas anteriores y otros,como el miedo a la oscuridad o a los animales, permanecen. También aparecen nuevos temores, como el miedo a fracasar en el colegio, el miedo a recibir críticas, el miedo al ridículo o el miedo a no tener un buen aspecto físico.
  • De 9 a 12 años: continúan los temores más relacionados con su vida social mencionados en la etapa anterior. A éstos se le suman el miedo a los conflictos entre sus padres y el miedo a ciertos compañeros del colegio que se muestren agresivos. En ocasiones reaparecen de forma esporádica algunos de los temores que parecían superados como puede ser el miedo a las tormentas.
  • De 12 a 18 años: se reducen considerablemente todos los miedos y temores, pero en esta etapa adolescente tenemos que destacar el miedo a no ser aceptados en la sociedad y los miedos relacionados con la autoestima.
  • A partir de los 18 años: si los miedos no se han superado de una forma natural ni han sido tratados, van a evolucionar en fobias.

Cuando el miedo se convierte en fobia, la ansiedad pasa de ser positiva a ser negativa y patológica, lo que es muy perjudicial para el individuo. Marcar una barrera entre miedo, fobia y ansiedad no nos va a resultar siempre sencillo, por ello, si tenemos cualquier tipo de duda, lo mejor es acudir a un profesional del sector para evitar que nuestro hijo termine padeciendo fobias cuando sea adulto.

Fuente de Información: Psicología Online.